La Corrupción, Problema Social

 

Las naciones en vías del desarrollo han sufrido durante su existencia de lo que se ha llamado corrupción de estado.  Sin embargo, lo que más daño ha hecho es la corruptela social.  Las empresas privadas ya funcionan de manera parecida, o corruptas o corrompiendo.

Por cada funcionario del estado que es corrupto tenemos que contar a decenas de empresarios que pagan, o mejor dicho, corrompen a esos empleados estatales.  Podemos decir que sin pagar no se puede llegar a los objetivos, pero también podemos recordar que si malo es el corrompido, peor es el corrompedor.

La evasión impositiva es una práctica muy metida en muchas culturas y ha llegado a corroer a las sociedades que la practican.  El beneficio de una evasión lo ve solamente el más pudiente, ya que los de menor ingreso normalmente no pagan grandes cantidades de impuestos, ni se benefician indirectamente por el abaratamiento de los productos que compra.  En la realidad el que peor la pasa es el empleado, el cual le descuentan directamente o le cobran cuando hace una compra.  Por ende, la clase que más sufre es la clase media, el sostén de los países.

“El poder no corrompe, desenmascara” dice una conocida frase.  Muchas personas que pasan a tener poder, ya sea en las instituciones estatales o en la empresa privada, quedan al descubierto de quienes son realmente, podemos ver que tan frágil es su integridad.

Malo es el corrompido, peor es el que corrompe, pero hay otro que es el que se queda viendo sin hacer nada, ¿Cómo definiríamos a este? A la corta o a la larga será perjudicado, y mucho más de lo que él piensa ya que los impuestos evadidos no se transformarán en obras de bien común, también hará que las empresas serias quiebren dejando empleados y familias enteras sin sustento, o en el pero de los casos hará que la competencia también se convierta en corrompedor.

Entonces tenemos que la corrupción hay que combatirla entre todos, tanto los que están involucrados, como los que están en la acera de enfrente, ya que los que perdemos somos todos. 

Sé que es muy idealista este pensamiento, pero la realidad es que la corrupción no es un problema de estado, sino un desastre de la sociedad.

 

Para contacto con el autor diego@niitido.com  

 

 

 

 

 

 


   HOME     ARTÍCULOS     CONTÁCTENOS     CONSULTORÍAS     CLIMA     E-MAIL

 

 

[Componente Formato HTML de FrontPage][Componente Formato HTML de FrontPage]

[Componente Formato HTML de FrontPage][Componente Formato HTML de FrontPage][Componente Formato HTML de FrontPage][Componente Formato HTML de FrontPage][Componente Formato HTML de FrontPage][Componente Formato HTML de FrontPage][Componente Formato HTML de FrontPage][Componente Formato HTML de FrontPage]